lunes, 29 de agosto de 2016

¿Deben los padres violar la intimidad de los hijos?

Ilustración: SANTIAGO SEQUEIROS
Espiar o no espiar, ésa es la cuestión. Las palabras del juez de menores, Emilio Calatayud, en las que animaba a los adultos a inspeccionar los móviles de sus vástagos han abierto un intenso debate entre partidarios y detractores de ejercer esa vigilancia sobre los nuevos dispositivos tecnológicos.
"Creo que hay que violar la intimidad de nuestros hijos. Antes, nuestros padres nos registraban los cajones, ahora hay que mirar lo que hacen con el móvil... El caso es que no nos pillen". Así de claro lo dejaba el juez de menores Calatayud en una entrevista con ELMUNDO. Muchas personas han alabado la valentía del juez al poner sobre la mesa un tema que trae de cabeza a numerosas familias. Otras, por el contrario, han considerado sus palabras "peligrosas" por intentar convertir la vida de los jóvenes en una especie de Gran Hermano.

Lo cierto es que las declaraciones de Calatayud han servido de bálsamo para bastantes progenitores que se sentían culpables o que se lo pensaban dos veces a la hora de coger a hurtadillas el móvil de sus vástagos y que ahora han visto legitimados sus deseos de espiar a los retoños. Pero, ¿es ético vigilar los móviles de los niños?
"Sí, yo lo he hecho. Creo que hay que darles confianza, pero cuando empezaron con los chats y todos esos rollos, preferí vigilar", confiesa Silvia, madre dos hijos de 14 y 13 años. "Yo no les he espiado pero de vez en cuando sí que les pregunto y les exijo que me lean y me enseñen qué escriben y con quién están wasapeando. Y si fuera menos complicado quizá les cotillearía sus móviles", añade Raquel, con tres criaturas a sus espaldas.
Para la psicóloga Silvia Álava vigilar el móvil de los niños no supone una violación de la intimidad. A su juicio, la mayoría de las veces los menores se dedican a colgar fotos y mensajes en las redes, luego ya no estaríamos hablando de la esfera privada, sino de la pública: "Esto no es lo mismo que leer un diario. No se trata de la intimidad puesto que los contenidos se convierten en algo público".

Una herramienta que se les queda grande

Por su consulta han pasado numerosos chiquillos que se metieron en líos por no saber manejar correctamente las redes sociales: "En algunas circunstancias, los chavales no miden los efectos que tiene subir una imagen. En el momento en el que la foto está colgada, pierdes el control y esa imagen ya no es tuya. A veces, la herramienta se les queda grande y no miden las consecuencias de sus actos. Por eso es importante formar a los hijos y decirles qué se puede subir y qué no; con quién se puede hablar...", asegura esta psicóloga, autora del libro Queremos hijos felices.
Desde el ámbito policial también ven con buenos ojos la propuesta del juez Calatayud. De hecho, en las conferencias que imparten en los institutos, los agentes ya advierten a los alumnos de que deben dejar que los adultos les revisen el móvil, ante las quejas de los asistentes.
"Estoy totalmente a favor de que se haga ese tipo de control. No se trata de violar la intimidad, sino de velar por su seguridad. Cuando llegan los problemas, la responsabilidad legal hasta los 18 años es de los progenitores. Para prevenir es mejor vigilarles", asevera Jorge Pérez, subinspector de policía de las Unidades de Prevención, Asistencia y Protección (UPAP) especializadas en violencia de género.
                                               Niños jugando con móviles y tabletas. | GTRES
En ocasiones, los jóvenes incurren en delitos aunque no sean conscientes de ello. Por eso, los policías les alertan en las charlas: "Ojo, que si comienzan los insultos y las vejaciones por whatsapp estamos cometiendo un delito".
La edad mínima para poder usar whatsapp está fijada en los 16 años y en otras redes sociales, en los 13; unas normas que muy pocos respetan, ya que la etapa en la que empiezan a tener móvil es cada vez más temprana. De hecho, este dispositivo se ha convertido en el regalo estrella de las comuniones, que se celebran cuando los niños cumplen 9 años.
La preocupación de la Policía es tal que incluso ha propuesto un contrato para que adultos y menores de 13 años fijen unas normas de uso responsable del teléfono móvil. Entre las reglas establecidas por la Policía figura la de que el joven comenzará a usar las redes con sus mayores y configurará con ellos, las aplicaciones y juegos y la de que el "nuevo usuario debe asumir que sus padres deberán conocer sus códigos de acceso y contraseñas para poder ser supervisados".
Los profesores también valoran de manera positiva que exista un cierto control, siempre que haya un equilibrio entre la protección del menor y la mera curiosidad: "El problema están en delimitar dónde termina el derecho a la intimidad de los menores y dónde empieza la responsabilidad de los padres. La tutela legal es de los progenitores y existe la obligación de proteger a los hijos. Los niños de ahora son muy vulnerables y se dejan seducir fácilmente. Por ejemplo, muchos casos de pederastia empiezan con mensajes a menores. Si los padres hubiesen espiado sus teléfonos móviles, a lo mejor se hubieran podido evitar", opina Felipe de Vicente, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto.
Como botón de muestra, el caso de una madre que relató en un blog en el Huffington Post que revisó el móvil de su pequeña y lo que vio le dio "escalofríos". Descubrió que el padre de un amigo del colegio le enviaba mensajes a todas horas y le invitaba a dormir a su casa. La madre tomó cartas en el asunto y avisó a la policía, al director del colegio y a las otras familias, pese a que su hija la odió durante meses.
Mientras crece la inquietud de las familias, proliferan las aplicaciones para monitorizar los móviles de los menores. Una de ellas es Ignore no more, que fue creada por Sharon Standifird, una madre de Texas harta de que su hijo nunca contestase a sus mensajes. Esta aplicación permite bloquear a distancia el teléfono del joven si no contesta a las llamadas paternas. No es la única porque las hay de toda clase y condición: para ver qué tipo de mensajes envía, a qué lugares va y con quién, qué páginas web visita...

En contra de un Gran Hermano

Sin embargo, muchos expertos están en contra de convertir la vida de los adolescentes en un espionaje constante. Precisamente, la mayoría de ellos recurre a los móviles y a las redes porque es el único espacio donde no tienen la presencia constante de un adulto.
"Antes, nosotros podíamos bajar a la calle o a la plaza. Ahora, en esta sociedad sobreprotectora no les dejamos. Las redes sociales se han convertido en el nuevo espacio público de los jóvenes y en su válvula de escape", afirma Javier González-Patiño, psicólogo e investigador en educación y medios digitales.
En su opinión, los chavales tienen necesidad de relacionarse más allá del control de una persona adulta y ese deseo debe ser respetado. González-Patiño critica quesiempre se ponga el acento en los peligros de las redes, pero nunca se destaquen los aspectos positivos como su lado creativo o las posibilidades de participación que proporcionan: "Nunca hasta ahora los adolescentes habían podido ser tan visibles en la vida pública".
Además, considera una paradoja que se hable de espiar cuando existe unasobredocumentación de la vida infantil: "¿Para qué vamos a instalarnos programas de rastreo cuando tenemos más información que nunca de lo que hacen los menores?", se pregunta.
Luis Muiño, psicoterapeuta y escritor, también se opone a la idea de Calatayud: "No creo en el espionaje ni en una sociedad convertida en Gran Hermano. La tentación la tenemos todos, pero no es una buena táctica. Si tienes que llegar a espiarles sin su consentimiento, algo está fallando en la educación. Hay que confiar en ellos, aunque sea difícil".
En lo que sí coinciden tanto él como el resto de los expertos consultados por ELMUNDO es en la necesidad de dar una formación básica a los hijos cuando empiezan a navegar en Internet.
No se trata de soltarles una charla para cumplir el expediente sino de acompañarles, aprender las herramientas, crear juntos las cuentas en las redes, comentarles que nunca den sus datos personales ni chateen con desconocidos ni compartan fotos íntimas u ofensivas... En definitiva, igual que se enseñan modales en la vida real se deben impartir unas normas de educación para la virtual. Al fin y al cabo, la formación suele ser más efectiva que la vigilancia.

viernes, 29 de julio de 2016

Semana de la lactancia del 1 al 7 de agosto

En los últimos días se está produciendo un gran debate, que en más de una ocasión ha terminado en agresión hacia las madres que dan de amamantar a sus hijos en algún lugar de la vía pública o en establecimientos.
La Federación por la Vida y la Familia no desea entrar en esa polémica, pero no estaría de más que, si tanto molesta ver comer a un bebé que al fin y al cabo no tiene culpa de nada, se tomaran medidas reales y no se llegara a las situaciones vividas en los últimos días.
¿Una medida real podría ser dar de comer a nuestro hijo en el baño como está en algunos locales? Pues, piensen ustedes si les gustaría comer ahí por muy limpio que pueda estar.
¿Los bebés no se merecen el mismo trato que los adultos?
Otra opción es la extracción de la leche materna y dársela el  bebé en biberón pero según se publica en Ora reproducción asistida: un grupo de científicos ha comprobado que al cabo de 24 horas la leche materna pierde nutrientes cambiando el porcentaje de sus componentes. Lo que hay que considerar en primer lugar, en este caso, son las necesidades del bebé, por eso se recomienda que sea ingerida en menos de 60 minutos contados a partir de la extracción.
La leche materna tiene muchos componentes entre los cuales se pueden nombrar los nucleótidos. Estos últimos afectan directamente el sueño del infante, por ello, los científicos ahora recomiendan que la leche materna no se ingiera al cabo de una hora contada a partir del momento en que fue extraída, ya que después de este tiempo no cuenta con los nucleótidos, siendo afectadas muchas funciones de los niños, entre ellas, el sueño.
La información al respecto fue publicada en la revista Nutritional Neuroscience. Allí, los especialistas en la materia explicaban que según el día, los componentes de la leche varían y que cada 24 horas, esa constitución cambia sus niveles.

   
La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños.
Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800 000 vidas infantiles.1
A nivel mundial, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva. Un asesoramiento y apoyo adecuados en materia de lactancia materna es esencial para que las madres y las familias inicien y mantengan prácticas óptimas de amamantamiento.
La OMS promueve activamente la lactancia natural como la mejor forma de nutrición para los lactantes y niños pequeños. En estas cifras y datos se examinan los muchos beneficios asociados a esa práctica, y se muestra que apoyando enérgicamente a las madres es posible aumentar la lactancia materna en todo el mundo.

La OMS recomienda
La OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. Además:
·         la lactancia debe comenzar en la primera hora de vida;
·         el amamantamiento debe hacerse "a demanda", siempre que el niño lo pida, de día y de noche;
·         deben evitarse los biberones y chupetes.

Beneficios para la salud del lactante
La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo. La leche materna es un producto asequible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

Beneficios para la madre
La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, diabetes de tipo 2 y depresión postparto.

Beneficios a largo plazo para los niños
Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

¿Por qué no la leche artificial?
Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna. Los beneficios de la lactancia materna para las madres y los niños no pueden obtenerse con leches artificiales.
Si no se elaboran adecuadamente, conllevan posibles riesgos asociados al uso de agua insalubre y de material no esterilizado, o a la posible presencia de bacterias en la preparación en polvo.
Puede producirse un problema de malnutrición si el producto se diluye demasiado para “ahorrar”. Mientras que el amamantamiento frecuente mantiene la producción de leche materna, si se usa leche artificial pero de repente se deja de tener acceso a ella, el retorno a la lactancia natural puede ser imposible como consecuencia de la disminución de la producción materna.

La lactancia materna y el VIH
Una madre infectada por el VIH puede transmitir la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin embargo, los antirretrovíricos (ARV) administrados a la madre o al lactante expuesto al VIH reducen el riesgo de transmisión. Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH. La OMS recomienda que las madres infectadas que den el pecho reciban antirretrovíricos y sigan las orientaciones de la OMS respecto a la alimentación del lactante.

Reglamentación de los sucedáneos de la leche materna
En 1981 se adoptó un código internacional para regular la comercialización de sucedáneos de la leche materna. En el código se estipula que:
·         las etiquetas y demás información sobre todas las leches artificiales dejen claros los beneficios de la lactancia materna y los riesgos para la salud que conllevan los sucedáneos;
·         no haya actividades de promoción de los sucedáneos de la leche materna;
·         no se ofrezcan muestras gratuitas de los sucedáneos a las embarazadas, a las madres ni a las familias, y
·         no se distribuyan los sucedáneos de forma gratuita o subsidiada entre los trabajadores sanitarios ni en los centros sanitarios.

El apoyo a la madre es esencial
Amamantar es algo que se aprende, y muchas mujeres tienen problemas al principio. Muchas prácticas habituales, como la separación de la madre y el niño, las guarderías para recién nacidos o la suplementación con leches artificiales dificultan la lactancia materna. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -evitando estas prácticas y ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica. Gracias a la iniciativa OMS-UNICEF de Hospitales amigos del niño, en unos 152 países hay servicios "amigos del niño” que prestan ese apoyo y contribuyen a mejorar la atención dispensada a las madres y los recién nacidos.

Lactancia materna y trabajo
Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

El paso siguiente: la introducción progresiva de nuevos alimentos
Para cubrir las necesidades crecientes de los niños a partir de los seis meses se deben introducir alimentos sólidos en forma de puré como complemento de la leche materna. Para su elaboración se puede partir de la comida que tome la familia. La OMS destaca que:
·         la lactancia materna no debe reducirse al comenzar a introducir alimentos complementarios;
·         los alimentos complementarios deben administrarse con cuchara o taza, y no con biberón;
·         los alimentos deben presentar todas las garantías de higiene y ser inocuos; y

·         es necesario bastante tiempo para que los niños pequeños aprendan a comer alimentos sólidos.


viernes, 15 de julio de 2016

Campamento de verano para nuestros hijos, ¿sí o no?

La psicóloga Silvia Álava responde a las dudas más típicas de los padres.
Muchos padres tienen miedo porque sus hijos son un poco tímidos o inseguros y creen que lo pueden pasar mal en un campamento, pero según la psicóloga infantil Silvia Álava, los padres no deben tener miedo de llevar a sus hijos a un campamento: «las experiencias que los niños viven durante esos días tienen beneficios muy positivos. El hecho de relacionarse con más niños les ayudará a integrarse, por lo que, aunque les pueda costar un poco más entablar amistad, les será muy beneficioso y facilitará su socialización».


Estas son las dudas más frecuentes de los padres, contestadas por Silvia Álava:
¿A partir de qué edad pueden ir de campamento?
Los campamentos urbanos son ideales para los niños, pues pueden ir desde muy pequeños, a partir de los 3 años, ya que tienen una dinámica muy parecida a la del colegio. En cambio, si se trata de un campamento que obliga al niño a dormir fuera de casa, habrá que fijarse detenidamente en las características de cada niño. Su madurez y autonomía ayudarán a los padres a decidir cuándo es el momento adecuado.
Si se busca un campamento fuera de nuestro país, con el objetivo de reforzar un idioma, lo aconsejable es esperar hasta que el niño sea más mayor e independiente, hasta los 12 años aproximadamente.
¿Qué tipo de campamento elegimos?
Multiaventura y deportes, cultura y aprendizaje… Existen diversas opciones, pero hay que tener siempre en cuenta cuáles son los gustos del niño. Si se trata de una persona muy tímida, deberemos buscar uno en el que se sienta cómodo y nada cohibido. En cambio, si se trata de un niño muy activo e hiperactivo, la adrenalina y la diversión de un deporte pueden ser grandes claves. Si al pequeño no le llama la atención ningún deporte, pero sí se muestra partidario de la naturaleza, será mejor dirigirle a este tipo de campamentos.
¿Vamos a verles? ¿Les llamamos por teléfono?
En los campamentos, los niños deberán acatar las normas que establezcan sus monitores. Una de las reglas más comunes es la restricción del uso del móvil, que ayuda a no interrumpir el funcionamiento previsto para las actividades del día a día.
Si queremos sorprender a nuestro hijo y visitarle, los mejor es ir el día que el campamento lo tenga establecido. También se podrá pactar con el niño lo que él prefiere. El día de la visita, si ve que van los padres de todos sus amigos menos los suyos, lo único que se conseguirá es que se sienta mal.
¿Y si no quiere ir de campamento?
Es comprensible que una sensación de miedo e incertidumbre se apodere de ellos al ser una experiencia nueva y diferente. En ocasiones, les provoca cierto reparo no saber cómo actuar en las diferentes situaciones que se les pueden llegar a plantear. No es conveniente que el pequeño vea el campamento como una obligación o castigo. Para poder tranquilizarles, es muy positivo que, durante el año, hayan participado en alguna actividad parecida, como granjas escuelas o convivencias.
Si nuestros hijos van a un campamento aprenderán a:
1. Relacionarse tanto con niños de su misma edad como con otros un poco mayores o más pequeños.
2. Jugar a través de la diversión y felicidad.
3. Convivir, en un marco lleno de respeto.
4. Entender que las normas no existen únicamente en casa con sus padres, también en toda la sociedad. El campamento tiene sus propias normas y horarios.

martes, 12 de julio de 2016

¿Cómo ayudar a los niños con sus deberes en verano?

El papel de los padres es clave para que los niños adquieran hábitos de estudio y se organicen con sus deberes
Actualmente, los padres se implican más que nunca en los deberes escolares. Pero no siempre lo hacen de forma adecuada. Un mal apoyo puede generar dependencia y transmitirle la idea de que no es capaz de hacerlos por sí mismo.

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) manifiestan que es fundamental estar cerca y disponible para apoyar y guiar al niño cuando le haga falta. Los padres deben asegurarse de que el niño sepa que cuenta con ellos si surge algún problema, pero también es importante que aprendan a trabajar de forma independiente.
Estos son algunos trucos para que la tarea resulte más fácil, según la AEPap:
— Establecer una rutina de trabajo y un horario regular. Tienen que aprender a distribuir el tiempo y a dividir los deberes en pequeñas tareas más asequibles.
— Organizar estratégicamente las sesiones de deberes. Algunos niños pueden preferir hacer primero los trabajos más difíciles. En cambio, otros prefieren empezar por las tareas más fáciles. El descanso es fundamental.
— Esmerarse en que adquieran habilidades organizativas y técnicas de estudio. Al principio, un niño no es organizado de manera natural, no sabe cómo estudiar, cómo estructurar los contenidos y gestionar su tiempo.
— Enseñarle a aplicar los conocimientos del colegio al mundo real. Resulta útil aprovechar cualquier momento para reforzar lo aprendido. Le resultará más atractivo.
— Animarle a pedir ayuda cuando le haga falta. Siempre es efectivo elogiar y valorar su esfuerzo, más allá de los resultados obtenidos.
Si el niño se queja constantemente de los deberes o le cuesta mucho hacerlos, esto puede indicar que existe algún problema. En algunos casos, los niños sólo necesitan aprender y practicar unos buenos hábitos. Si el crío lo pasa realmente mal al intentar entender o realizar las tareas encomendadas, puede haber problemas de aprendizaje, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o dificultades visuales o auditivas que interfieran en su progreso.

miércoles, 6 de julio de 2016

¿Por qué es bueno que los niños se aburran?

Buscar por si mismos actividades que les saquen del tedio hace más flexibles, más tolerantes, más creativos y más resolutivos a los pequeños

Pensemos por un momento cómo han surgido en nosotros los mejores proyectos. Probablemente, fue cuando no estábamos ocupando nuestro tiempo en nada. Y esto es porque "la creatividad necesita tiempo, y muchas de las grandes ideas han surgido en momentos de relax, como en unas vacaciones, en la bañera...", aseguran Mª Teresa Rodríguez de Castro y Mariola Lorente Arroyo, investigadoras de la Fundación Universidad de Padres.Papá, mamá: Me aburro ¿Qué hago?' Seguro que la frase le resulta familiar, que la ha oído por boca de su hijo cientos de veces y ahora en verano, aún más. Pero no debemos satisfacer sus deseos, ni darles algo con lo que jugar o pasar el rato. Que investiguen ellos, que averigüen e inventen qué hacer cuando no tienen nada qué hacer.
"Si los niños tienen periodos de aburrimiento en que no están haciendo nada que les satisfaga, deberán utilizar sus propios recursos para que eso no ocurra, y ahí entra en juego la creatividad, porque el aburrimiento es la antesala de la creatividad", afirma a EL MUNDO Carme Crespo, psicóloga infantojuvenil y docente del Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP). "El poder conectar con uno mismo y buscar actividades o acciones que puedan sacarlos del tedio, hará que sean más flexibles cognitivamente, más tolerantes, más creativos, y por tanto más resolutivos", añade la experta.
Según ambas expertas, el cerebro está siempre funcionando y produciendo ocurrencias, aunque no seamos conscientes de todas ellas. Y puede suceder que, cuando no estamos pensando en eso que nos preocupa, de repente se nos ocurra una solución. Es una estupenda estrategia cuando hemos dedicado mucho tiempo a un problema y nos atascamos. Hay que dar libertad a nuestro pensamiento, dejarlo fluir, escucharnos a nosotros mismos, pues de ahí surgen proyectos, ideas y deseos.
Además, es importante que comprendamos que todos somos creativos. Esa es una de las conclusiones del trabajo 'Creatividad en la educación', elaborado para los Cuadernos Faros del Hospital Sant Joan de Déu, en el que ambas expertas han participado: "La creatividad no es algo que se relacione sólo con el arte o los inventos. Juega un papel muy importante en nuestra vida diaria, pues nos ayuda mucho a resolver todo tipo de problemas, empezando por los más cotidianos. La creatividad puede desarrollarse como un hábito", dicen.
Por eso es tan importante que los niños no tengan todo su ocio programado, porque en la libertad del tiempo libre pueden aprender y desarrollar infinitas capacidades positivas para su crecimiento: "Aburrirse desarrolla la autonomía personal, el pensamiento propio, la imaginación... Si un niño se aburre y nadie le dice qué hacer, él mismo acabará dando con una forma de entretenerse", sostienen las investigadoras. Por ello, mantienen que "los niños necesitan la oportunidad de hacer cosas por sí mismos, de ponerse sus propias metas, inventarse planes y proyectos. Experimentar todo esto es la mejor manera de adquirir estas habilidades".

jueves, 14 de abril de 2016

Valeria ya tiene los 2.520 euros del espectáculo de magia

La ONG Recicla-Alicante en colaboración con la Federación por la Vida y la Familia Vega Baja ha hecho entrega de un cheque por valor de 2.520 euros a Yolanda Moreno, tía de Valeria, la niña de 4 años que necesita ser operada de una grave enfermedad.

En la entrega del dinero también nos ha acompañado la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Orihuela, Begoña Cuartero, quien cedió las instalaciones del Auditorio La Lonja de forma totalmente gratuita.



Los 2.520 euros se han conseguido “gracias a la colaboración de un gran número de personas anónimas que compraron una entrada para el espectáculo ¿Crees en la magia? que se realizó el pasado martes 5 de abril en el Auditorio La Lonja de Orihuela, a beneficio de Valeria”, afirma Mauricio García, coordinador de Recicla-Alicante y presidente de la Federación por la Vida y la Familia Vega Baja. García ha hecho hincapié en que “se ha entregado todo el dinero recogido íntegramente”.

Se vendieron 222 entradas presenciales y 111 de fila cero, cada una de ellas a 5 euros. A este dinero hay que sumar 855 euros de donaciones que hicieron Central Hisumer Orihuela, Óptica  Agrasot, los ponentes de la I Jornada la Vida en Positivo en Orihuela y particulares. Librería Codex también donó mochilas que se entregaron a los niños que estuvieron en el espectáculo.


Yolanda Moreno ingresará este dinero a la Asociación Ayuda a Valeria que servirá, junto al que también recogen los padres por todo el país con la ayuda de personas anónimas que quieren ayudar a Valeria, “para poder llevar a la pequeña a Boston y ser operada de una atresia pulmonar grave”, afirma Yolanda. La operación está prevista para “el 6 de junio pero dentro de seis meses tendrá que ser operada de nuevo en Boston. La familia necesita recaudar alrededor de 300.000 euros para ambas operaciones”.



La Federación por la Vida y la Familia Vega Baja y Recicla-Alicante siguen ayudando a Valeria con la recogida de tapones. Precisamente este domingo, comenta García, “aprovechando la I jornada de asociaciones sanitarias que se celebra en la Glorieta Gabriel Miró de Orihuela, se pondrán cajas especificas, para que toda persona que quiera depositar los tapones que recoge, pueda hacerlo”.



Por su parte, la concejala de Cultura Begoña Cuartero ha querido dar “ánimo” a la pequeña Valeria afirmando que “no pierda nunca la ilusión de niña”.



Ambas instituciones quieren agradecer públicamente a todas las personas que han colaborado de forma totalmente desinteresada para ayudar a Valeria, así como a la concejala de Cultura Begoña Cuartero por ser sensible a este tipo de eventos solidarios y ceder las instalaciones del auditorio y al personal técnico necesario.